Las graves revelaciones de un ex Boca dirigido por Bianchi: “Su cuerpo técnico no era para este club”.

El tercer ciclo de Carlos Bianchi en Boca  que tuvo lugar entre el Torneo Inicial de 2013 y el Torneo final 2014 no dejó los mejores recuerdos en el hincha de Boca. Para entender el contexto hay que evocar al actual Presidente del Consejo de Fútbol, Juan Román Riquelme. El ex Villarreal venía de acumular cortocircuitos con el entrenador que precedió la llegada del Virrey, por aquel entonces, Julio Falcioni. 

Hubo un día en el que la Bombonera habló. La tarde en la que cantó por Riquelme y que terminó por decidir a la dirigencia por la no renovación del contrato del ex arquero de América de Cali, pese a haber obtenido el certamen anterior en forma invicta y con números arrolladores.

Sin embargo, el sueño devino en pesadilla. Sin encontrar un funcionamiento ni despertar el carácter en sus dirigidos, dejó la siguiente estadística:  74 partidos, 26 éxitos, 26 caídas y  22 empates, con 79 goles a favor y 88 tantos en contra. El saldo final fue de un 45 por ciento de los puntos (100 unidades sobre 222 en juego).

El equipo de la Ribera terminó en la posición 19 con pálidos 18 puntos, apenas uno más que el que cerraba la tabla, Unión de Santa Fe. Luego, el segundo escalón en el Torneo Final 2014 detrás del campeón, River, terminaron por detonar la salida del DT más ganador de la historia del club.  

En ese sentido quien salió a revelar situaciones de aquel equipo fue el defensor Claudio Perez, integrante del plantel por aquellos años. “Boca tiene que tener un técnico de una trayectoria enorme y ayudantes de campo con nombre, porque estás hablando de Boca, un mundo donde son todas figuras y hay egos. Los ayudantes de Carlos eran muy buenas personas, pero para mi criterio no era momento de ellos para estar en Boca. Por ahí podían ser cabezas de grupo en otros clubes de la B Nacional, como lo fueron”, apuntó.

Además agregó: “Puedo decir que no se armó un buen equipo. Bianchi nunca encontró el equipo y la forma de jugar que quería. Los técnicos ponen los muñequitos en la cancha y somos los muñequitos los que respondemos. Cuando no salen las cosas, siempre le van a echar la culpa al técnico”. Y confió: “Algunos dirigentes lo querían a Carlos, otros no”.

En esa línea, Pérez añadió: “Cuando el jugador no juega, siempre la culpa la tiene el técnico. A él lo vi siempre igual, desde el primer día hasta que se fue. Tranquilo, nunca levantó la voz, siempre habló bien y si tenía que decirte algo, te lo decía. Fue una buena persona conmigo y me cumplió el sueño de jugar con la camiseta de la que soy hincha”.

Finalmente, el ex defensor de Belgrano de Córdoba, precisó: “El técnico se tiene que rodear bien con los que tiene al lado. Hay muchos técnicos jóvenes que están agarrando equipos como cabeza y otros hacen sus primeras armas como ayudantes de campo. Si Carlos hubiera agarrado Boca, se tendría que haber rodeado de jóvenes con experiencia porque estamos hablando de Boca, no de cualquier club”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *