Connect with us

Sociedad

Siete consejos para ahorrar en aire acondicionado este verano

Publicado el

Llega el buen tiempo y la calefacción deja paso al aire acondicionado. Parece que con el buen clima y el aumento de las horas de sol, encenderás menos la luz y ahorrarás en la factura. Una falsa creencia que puede ser contraproducente si no se hace un uso eficiente y responsable del aire acondicionado en verano.

Cómo ahorrar

El aire acondicionado es una herramienta perfecta para estar a gusto en casa, no sufrir golpes de calor y beneficiarte de la tecnología de hoy en día. Sin embargo, no hacer un uso eficiente y responsable de ello, puede repercutir negativamente en nuestra salud, porque los peores resfriados se cogen por exceso de aire acondicionado, y en nuestro bolsillo. ¿Qué puedes hacer al respecto?

  1. En primer lugar, elige un aparato eficiente. Todos los electrodomésticos tienen una etiqueta identificadora en la que se indica el grado de eficiencia que tiene. La letra A, acompañada de “+” y el color verde, son indicativos de un aparato eficiente energéticamente. Adquirir un electrodoméstico eficiente, con un indicativo A+++, supone un ahorro de un 40% en el consumo de energía.
  2. Instala los aparatos lo más alejado del sol directo posible. Si el sol le da constantemente no solo puede dañar el sistema, sino que le costará más funcionar y, por tanto, consumirá más.
  3. Poner el aparato a una temperatura media. Para que puedas hacerte una idea, el Ministerio de Industria aconseja que se debe fijar el termostato en 24 grados, pero el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDEA), sin embargo, considera que el cuerpo se debe adaptar a la temperatura del verano, y se debe ir con ropa más ligera y poner el termostato en 26 grados. Seguro que en tu casa lo pones más bajo, porque el 85% de las personas lo establece entre los 20 y los 21 grados, así que toma nota de cómo fijarlo de la forma más eficiente. Para ello, debes saber que la diferencia máxima entre la temperatura que haya en el exterior y en el interior debe ser de 12 grados. Cada grado de diferencia que pongas, consumirás un 8% más de energía.
  4. En caso de tenerlo, instalar el modo Eco, ya que permite reducir el consumo en un 30%.
  5. Evita ponerlo de noche. Incluso si tiene un modo especial de consumo menor, es mejor que te acuestes cuando esté fresquito y lo apagues. Abre las ventanas para haga corriente y reducirás muchas horas de consumo. Además, es muy perjudicial dormir con el aire acondicionado puesto. Reseca las mucosas (de los ojos, garganta, nariz), entumece las articulaciones, etc.
  6. Aísla tu hogar. Un buen aislamiento mantiene la temperatura interior. Por la noche, abre ventanas y persianas, dejando que entre el aire, y por las mañanas, cuando da el sol, baja las persianas para mantener la temperatura interior y evitar que caliente. Cuando pongas el aire acondicionado, en cambio, cierra todas las puertas y ventanas, para no derrochar energía.
  7. Limpia el aparato regularmente. Los filtros de aire, cuando están sucios obligan a la unidad a consumir más energía de la habitual para poder refrigerar.

Continue Reading
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2017 El Canillita Digital.